Carta a los peques. Feliz día del padre

Arán & Ona,

Hoy, 19 de marzo de 2018 se celebra el día del padre.

Vosotros aún sois muy pequeños para enteraros de qué día es hoy y qué es lo que se celebra exactamente, pero me gustaría aprovechar este día para contaros algunas cosas de vuestro padre que dais por hecho porque es lo que conocéis desde que nacisteis, pero que a mi me enorgullecen como su mujer y vuestra madre que soy.

Empezaré por el principio.

Vuestro padre siempre siempre ha cuidado de mí y ha sido mi mayor apoyo en las decisiones importantes de mi vida durante los casi 16 años que llevamos juntos.

En estos 16 años, hubo tres años especialmente duros y tristes para mí que fueron los años que os estuvimos esperando. Pero él, a pesar de todo, durante todo ese tiempo se mantuvo optimista y me levantó siempre que yo caía, y aguantó con paciencia y cariño mis grandes cambios de humor como consecuencia de todos los tratamientos de fertilidad y hormonas.

Cuando por fin nos quedamos embarazados su reacción fue increíble. Pasó de cuidarme solo a mí a cuidarnos a los tres. Como yo tenía que estar en reposo relativo en domicilio y no podía hacer mucho, por no decir poca cosa, él se encargaba de todo; de Nuka, de la casa, de la comida… de todo. Incluso, cuando se acercó la fecha de parto, llegó a pedir en el trabajo poder trabajar desde casa para poder cuidarme (cuidarnos).

Al final llegó el día del parto y, Arán cuando nacistes fue tu padre el primero que te sostuvo en brazos y mientras lo hacía, vio como nacías Ona. En el hospital no se separó de nosotros y todo absolutamente todo, excepto daros el pecho, lo hacíamos los dos juntos.

Hasta aquí todo es normal o lo que debería hacer cualquier padre por sus hijos, pero es que vuestro padre cuando nacisteis fue más allá y decidió dejar de trabajar para cuidaros y no perderse nada de vosotros.

Vuestro padre decidió “sacrificar” (lo pongo entre comillas porque nunca hemos considerado un sacrificio nada de lo que hacemos por vosotros, sino más bien un privilegio):

  • Su carrera profesional durante dos años.
  • Sus horas de sueño. Los primeros meses desde que nacisteis no dormía más de una hora y media seguida por “culpa” de elegir alimentaros con lactancia materna. A partir de los 3-4 meses de vuestra vida la cosa mejoró, pero descansar, lo que se dice descansar haciendo colecho con dos bebés es realmente complicado.
  • Su tiempo libre. No hace absolutamente nada o prácticamente nada que no sea cuidaros, protegeros y mimaros. No hemos querido meteros en una guardería o dejaros con nadie que no seamos nosotros y eso supone que las horas que yo trabajo él está con vosotros.
  • Las vacaciones. Hemos tenido que reducir gastos e ir de vacaciones es algo que no nos hemos podido permitir los últimos dos años. Todo no se puede tener y hemos preferido que papá esté en casa con vosotros.

Y, a pesar del cansancio que supone cuidaros las 24 horas del día, siempre tiene palabras de cariño, muestras de afecto y ganas de estar con vosotros y jugar. Os puedo decir que ahora mismo tenéis 22 meses y puedo contar con los dedos de una mano las veces que lo he visto superado. Muy pocas veces se agobia.

Pronto volverá a trabajar y sin duda será duro. Sobre todo para vosotros y para mí. No va a ser fácil no estar con papá en casa todo el día, pero tenemos que ver la parte positiva y es que ha estado con nosotros el 100% de su tiempo durante dos años, eso no muchos padres pueden permitírselo aunque quisieran, así que hay que pensar en lo afortunados que habéis (hemos) sido.

Por último contaros que la frase más bonita que he escuchado en mi vida salió de la boca de vuestro padre cuando teníais aproximadamente un año. Estaba papá jugando contigo Ona en la habitación de matrimonio y escuché desde el pasillo, mientras os reíais juntos a carcajadas, como a tu padre le salió del alma decirte “¿cómo he podido vivir sin ti y sin tu hermano hasta ahora?

Yo que estaba en el pasillo y lo escuché me emocioné mucho. Sin duda, para mí es la frase más bonita que he escuchado jamás y que tenéis la suerte de que fuera dirigida a vosotros.

Siempre os decimos la suerte que tenemos de teneros como hijos, sois increíbles, pero os puedo garantizar que el padre que tenéis no os desmerece, es realmente especial, aunque esto ya lo iréis descubriendo.

Feliz día del padre pequeños. Os quiero.

Mamá.

2 thoughts on “Carta a los peques. Feliz día del padre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *