Conciliación familiar y laboral con mellizos

Vaya por delante que soy una privilegiada y mi día a día es muy fácil en cuanto a la conciliación familiar y laboral se refiere y ahora explicaré por qué.

Cuando nacieron nuestros hijos, nuestra idea inicial era que yo al ser autónoma le cediese mi baja por maternidad a mi marido y así, poder estar en casa los dos con los bebés los primeros cuatro meses.

Pero esta idea inicial se nos echó por tierra cuando nos denegaron la cesión de mi baja por ser autónoma por mutua privada y no por el Régimen General de la Seguridad Social.

No os imagináis la llorera que me entró cuando me visualicé sola con dos bebés de 15 días a los que me llevaba todo el día alimentando.

Vista la situación, empezamos a mirar nuestras posibilidades (reducción de jornada de mi marido, una excedencia, cesar yo en mi actividad profesional…) y a pesar de que cualquiera de estas decisiones iba a suponer un ajuste de nuestra economía bastante importante y tener que tocar los ahorros, decidimos que lo mejor era que él se cogiese una excedencia porque yo soy autónoma y puedo organizarme el trabajo como mejor me convenga y así los dos podríamos disfrutar de los peques.

¡Nos lo habíamos ganado!

Por eso, mi día a día en cuanto a conciliación familiar y laboral se refiere es perfecto para nosotros.

Los peques de momento no van a guardería, así que, por las mañanas mientras mi marido saca a pasear a la gordita, yo levanto a los peques y los visto. Después desayunamos en familia y al terminar me meto en el despacho de casa a trabajar. Normalmente, y siempre que puedo, trabajo desde casa.

Habitualmente trabajo solo hasta mediodía, salvo que tenga alguna reunión o clase. Y mientras yo trabajo es mi marido quien se encarga de los peques.

Después de comer intentamos que los peques hagan algo de siesta y sobre las cuatro y media de la tarde nos preparamos para ir a la ludoteca. Esto de las ludotecas ha sido todo un descubrimiento para mí. Encuentro que es fantástico tener un lugar resguardado del frío en invierno donde poder estar con tus hijos y que éstos puedan jugar. Ha sido mi descubrimiento estrella.

Al volver de la ludoteca nos toca el ritual de baño y cena y después aguantar como se pueda hasta que los peques descargan pilas leyendo cuentos en la habitacón, que no suele ser muy temprano. Supongo que al no ir a guardería no se cansan tanto como otros niños.

Cuando los peques se duermen es nuestro momento de tele o de aprovechar y adelantar trabajo, o para avanzar algún proyectillo personal. Lo que ocurre es que a veces se van a dormir tan tarde que directamente me iría a dormir con ellos, pero supongo que mi orgullo de persona adulta necesita sus 10 minutos de sofá y tele como mínimo.

Pronto se acabará la excedencia de mi marido y ya estamos mirando como gestionar el tema con los peques. Estamos barajando la posibilidad de dejarlos unas pocas horas en un nido o con una madre de día, pero esto os lo explicaré mejor en otro post 😉

En definitiva soy consciente de que tengo mucha suerte y de que soy una privilegiada al poder compaginar mi vida familiar con la profesional. Sé que la mayoría de mamás no lo pueden hacer y es una verdadera pena. Ojalá el sistema cambie.

2 thoughts on “Conciliación familiar y laboral con mellizos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *