¿Separar o no separar de clase a los gemelos?

Mis mellizos, Arán y Ona, nacieron en abril de 2016, lo que implica que este próximo septiembre empiezan P3 y, por tanto, ahora nos encontramos en fase de visitar colegios y decidir cuál o cuáles se ajustan mejor a nuestras necesidades.

¿Cuál es el problema con el que nos encontramos?

La gran mayoría de colegios, ya sean públicos, concertados o privados, tienen como norma preestablecida separar a los mellizos/gemelos de clase.

Cuando preguntas “¿por qué?” la contestación siempre es la misma “porque es lo mejor para ellos“.

¿Y si los padres no queremos separarlos? Pues no hay nada que hacer. Los centros educativos tienen sus normas y si te gustan bien y si no, pues también. Esto estaría bien y no pasaría nada si tú pudieras elegir un colegio y supieses a ciencia cierta que ese colegio elegido es al que van a ir tus hijos, pero en muchos casos no es así. Si hay más solicitudes que plazas libres, las plazas se sortean y te puede o no tocar y, si no te toca, acabarás probablemente en un colegio que; o no querías, o no te convencía del todo o, en nuestro caso, que sí separe a los mellizos de clase.

Conclusión de todo ello: Al final una institución decide que es lo mejor para nuestros hijos sin conocerlos de nada y nosotros que somos sus padres no tenemos nada que decir.

Estudios que demuestran que separar a los mellizos y gemelos es dañino para ellos.

Parece ser que la decisión de separar a los mellizos/gemelos de clase tiene su origen en la idea de que así se fomenta y consigue una mayor autonomía e independencia de cada uno de ellos como seres independientes del hermano. Sin embargo y pese a esta creencia, no basada en ningún estudio ni en ninguna base científica, esto no es cierto. Antes al contrario, los estudios que se han hecho al respecto demuestran que es dañino separarlos y estamos hablando de estudios basados en niños de seis años en adelante, que es cuando en los países en los que se han realizado dichos estudios (EEUU y Holanda) empiezan el colegio. No quiero ni imaginar cual sería el resultado si ese mismo estudio se hiciese con niños de tres años.

Dejo aquí el enlace a un artículo publicado en el diario “El Pais” y escrito por Coks Feenstra, psicóloga infantil especializada en gemelos, mellizos y trillizos que recoge los estudios a los que antes me refería: “Separar a los múltiples en la escuela es dañino y se basa en mitos”

Entonces ¿siempre tienen que ir juntos a clase?

Yo no digo que lo mejor para los mellizos y gemelos sea que siempre vayan juntos, yo lo que digo y reivindico mediante este post es que deben ser los padres quienes decidan si quieren que sus hijos vayan juntos o separados a clase.

Al final, nadie mejor que los padres saben como son sus hijos y la relación que tienen entre ellos y, por tanto, nadie mejor que ellos para decidir qué quieren hacer en este sentido.

Los padres, somos los tutores legales de nuestros hijos y como tales decidimos, mientras ellos no tengan capacidad legal para ello, sobre todo lo relacionado con su persona ¿por qué no podemos decidir sobre este aspecto también? que puede ser, además, decisivo para su desarrollo como personas.

¿Qué pasa si el colegio los pone juntos en la misma clase y era mejor separarlos?

Una de las réplicas que me encuentro cuando debato este asunto con personas de mi entorno es el hecho de qué pasa si van juntos a la misma clase y resulta que era mejor haberlos separado.

Mi respuesta es clara: En caso de equivocación es mejor que se equivoquen los padres a que lo haga el colegio.

Yo, como madre de mellizos, puedo asumir que tomé una decisión equivocada y que quizás habría sido mejor que fuesen separados. Lo que no asumo bajo ningún concepto es que se equivoque otro, alguien que decide sobre mis hijos sin conocerlos de nada y que eso además, les pueda suponer un problema de adaptación a un cambio, que ya de por sí es bastante brusco, como es la entrada en el colegio de mayores. Me niego rotundamente, más cuando hay estudios que avalan lo que yo defiendo, y es que deben ser los padres quienes deben decidir qué hacer y no el centro escolar.

Nuestro caso en particular

Nuestros mellizos no se han separado nunca, salvo en dos hospitalizaciones de uno de ellos por bronquitis y aún así, se vieron a diario con ilusión, y pese a no separarse nunca, van a un nido de crianza juntos donde sus educadoras nos confirman lo que nosotros ya vemos en casa y es que tienen una relación muy positiva y se ayudan y necesitan mútuamente, pero también son independientes y se relacionan con otros niños e incluso participan en actividades diferentes.

Si mis hijos se necesitan, cuidan y quieren y pese a ello, no tienen una relación de dependencia en la que uno anule al otro, por qué tengo que separarlos de clase, por qué tengo que hacerles pasar por una doble separación (la de los padres y la del hermano).

Que alguien me explique cuál es la base científica para que me obliguen a separarlos y me demuestre los beneficios a largo plazo porque yo, como su madre, por más que lo pienso no los veo. Solo me preocupa que la separación en dos clases diferentes llegue a ocurrir.

Espero tener suerte y poder acceder a un colegio que, aunque no les guste que vayan juntos a clase, respeten nuestra decisión que, además, puedo garantizar que no es fruto de un arrebato, sino que es la decisión de unos padres que conocen perfectamente a sus hijos y la relación que existe entre ellos no solo en el ambiente familiar, sino también en el de preescolar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *