¿Cómo lo están llevando los peques?

Esta es la pregunta del millón estando confinados por culpa de la pandemia de coronavirus que asola nuestro país. Es la pregunta que los abuelos, otros familiares y amigos nos hacen a menudo.

La respuesta es que lo están llevando mucho mejor de lo esperado, pero por lo que parece no es sólo cosa de mis hijos. La mayoría de padres con los que hablo coinciden en lo mismo. Los niños lo están llevando estupendamente. Hasta el punto de darnos cuenta de que tenemos mucho que aprender de ellos.

En mi caso, tenemos la suerte de que los mayores son mellizos y al tener la misma edad y haber estado siempre juntos se entienden a la perfección. Juegan muchísimo juntos y se buscan para todo, incluido para hacerse compañía en el baño. Esto a nosotros nos lo pone muy fácil porque no hay que estar por ellos constantemente. En cuanto al pequeño de la casa, es quizás el que mas a notado el cambio en sus rutinas, pero por contra, está encantado con tener a sus hermanos en casa todo el día y que le presten atención.

Entre el 19 y el 23 de abril los tres peques cumplirán años. Para Roc será su primer cumpleaños y es tan pequeño que realmente no se entera, pero Arán y Ona cumplirán 4 años el día de Sant Jordi y ellos sí se enteran. Teníamos previsto celebrar su cumpleaños en el Salting con sus amigos y les hacía mucha ilusión. Pero, evidentemente, dado el estado de emergencia sanitaria esto no va a poder ser.

Vista la situación, hace ya un par de semanas, aprovechando que hablaban de su cumpleaños, les explicamos que no podríamos celebrarlo en el Salting, que tendríamos que celebrarlo en casa. Su respuesta, lejos de llorar, quejarse o incluso ponerse tristes, fue de lección. Ona me dijo “mamá mira una solución, lo celebramos en casa nosotros y cuando el coronavirus no esté vamos al Salting“. Y se quedaron tan anchos y tan felices. Ni que decir tiene que se me llenaron los ojos de lágrimas. Y es que tengo unos hijos que no merezco.

Esperan ilusionados el cumpleaños de su hermano pequeño para hacerle la corona y el pastel y saben, que solo 4 días después les toca a ellos. Así que cuentan impacientes los días para celebrar su cumpleaños. Espero que estemos a la altura de lo que merecen 😉

Así que, a nivel familiar, podemos decir que el confinamiento lo llevamos bastante bien. Mi marido va menos cansado porque no tiene que levantarse tan temprano al poder teletrabajar y como Nuka también pasea mucho menos, pues pasa más tiempo con los niños. Y, como los peques no hacen siesta y se van a dormir temprano podemos cenar tranquilos y ver series y películas. Creo que no veíamos tantas películas seguidas juntos desde el embarazo de Arán y Ona.

Aquí, sin duda, si alguien lo está llevando mal soy yo. Que soy una montaña rusa de emociones. Un día más positiva, otro día más negativa. Pero últimamente no veo el final del túnel, duermo mal y eso me hace estar más cansada e irascible durante el día. Vamos un pez que se muerde la cola.

Me preocupa mucho lo que está pasando y me preocupa muchísimo lo que vendrá después para todos. Tampoco veo el momento de retomar el trabajo, la obra del piso nuevo y, por supuesto, abrazar a los míos.

Vivo con la sensación de que esto es lo que hay y no va a pasar.

En fin, será cuestión de ir tachando los días en el calendario y esperar que todo vaya pasando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *