Control 18 semanas de embarazo

El pasado viernes, 9 de noviembre, tenía hora en el hospital para el control del embarazo. Como tengo riesgo de preclampsia me llevan el embarazo allí directamente.

Si soy sincera no sabía muy bien que es lo que me harían en el control. Este hospital es distinto al que me tocó para el embarazo de los peques y este embarazo no es gemelar que es lo que conozco, así que, no sabía si los controles funcionarían igual, si me visitaría la comadrona o algún ginecólogo o si, por ejemplo, me harían alguna ecografía.

Tenía hora a las 9.30h y la verdad es que no se retrasaron más de 10 minutos en atendernos. Esta vez me acompañaba mi padre porque mi marido no pudo venir.

En la consulta nos esperaba una ginecóloga y, por lo que entendí, será ella la que me llevará el embarazo.

Cuando entramos en la consulta se presentó y me hizo una serie de preguntas relacionadas sobre todo con el embarazo de los mellizos.

Al saber la doctora que mi riesgo de preclampsia es porque tuve la tensión alta durante el parto de los peques pareció restarle importancia a mi riesgo actual y es que, he leído que es habitual sufrir preclampsia en partos múltiples por lo que, quiero pensar que mi riesgo de sufrir preclampsia en este embarazo, dentro de todo, es pequeño.

La enfermera que estaba en la consulta me pesó y me tomó la tensión mientras la doctora iba anotando las respuestas a las preguntas que me hacía y revisaba mi historial médico. Para mi sorpresa, la enfermera tras tomarme la tensión y pesarme, me dijo que me tumbase en la camilla para la ecografía. Así que sí, me iban a hacer una ecografía!!

Enseguida pasó la doctora y me hizo la ecografía (abdominal) y mi padre y yo pudimos ver al peque y escuchar su corazón. Fue muy emocionante, además, se veía muy bien. Vimos su perfil perfectamente (véase foto del encabezamiento del post), su cuerpecito, la columna vertebral y sus partes íntimas confirmando que es un nene (nos lo habían dicho al darnos los resultados del test prenatal no invasivo).

La ecografía no duró más de cinco minutos, pero fue muy bonito ver al peque y es que prometo que todavía me cuesta creer que esté embarazada. Tras pasar por los tratamientos nunca imaginé que fuera a vivir un embarazo natural y era tal mi convicción que aún a veces me parece increíble que hayamos conseguido un embarazo sin tener que recurrir a un tratamiento de fertilidad.

La doctora nos dijo que el peque está perfecto. Que mide y pesa lo que corresponde a sus 18 semanas de gestación y que me daría hora para la ecografía de las 20 semanas y que, a partir de ahí, ella me verá cada mes para el control del embarazo. Así que tengo de nuevo visita con ella a finales de diciembre (24 semanas de gestación) y ese mismo día me harán los análisis del segundo trimestre, incluyendo la prueba de la glucosa o Test de O’Sullivan.

Mientras tanto, tengo que seguir tomando las vitaminas y la aspirina diaria para la prevención de la preclampsia.

Así que nada, si todo va bien, el próximo día 28 de noviembre tenemos la ecografía de las 20 semanas. Ya os contaré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *