¿Teta o biberón?

Para mí, la respuesta a esta pregunta es: lo que la madre quiera y decida estará bien. Mamá feliz igual a bebé feliz.

Cada uno debe hacer lo que crea mejor para sus hijos según sus necesidades, su situación, etc. ¡Faltaría más! No se es mejor o peor madre en función de la alimentación escogida para un hijo.

El debate que genera esta pregunta no es decidir qué es lo mejor para el bebé. Aquí el problema es el de siempre, que haga lo que haga la madre se va a sentir juzgada.

Si da el biberón escuchará a menudo frases como:

  • Mira que no dar el pecho con lo bonito que es.
  • ¿No le das el pecho?
  • La leche de fórmula no es buena.
  • El pecho le aportaría tus defensas.

Y las que damos el pecho, escuchamos más a menudo de lo que me gustaría, frases como:

  • Esta moda de dar la teta no la entiendo, en mi época dábamos biberón y se criaban la mar de hermosos.
  • Todo el día en la teta, lo estás malacostumbrando.
  • Te utiliza de chupete.
  • Si quiere teta a todas horas es que pasa hambre, dale algún biberón que no pasa nada.
  • ¿Aún tienes leche?
  • Tu leche ya no le alimenta, quítasela que si no, no comerá.
  • A lo mejor, es que tu leche no es buena.
  • Dale algún biberón y así descansas de noche y que se despierte tu marido.

Al final, como todo lo relativo a la maternidad, la cosa es juzgar y dar consejos no pedidos y lo único que se consigue es volver más vulnerable a una madre que, en la mayoría de casos, se siente insegura, tiene miedos y solo busca, como todas, lo mejor para su bebé.

Además, más allá de las frases incómodas que debe escuchar una madre, para mí, el gran problema ante el tan debatido tema de «¿teta o biberón?» es que haya madres a día de hoy que quieren dar el pecho y no lo consigan por un mal asesoramiento por parte de quienes sí deben precisamente asesorarlas y aconsejarlas.

Hay muchos profesionales de la salud que actualmente siguen desactualizados en tema de lactancia y dan consejos como:

  • Si hay mastitis, hay que dejar el pecho. Cuando precisamente es todo lo contrario. Con una mastitis lo mejor es poner al bebé al pecho y cuanto más mejor.
  • El pecho debe darse cada 3horas. Cuando en realidad el pecho debe ser a demanda igual que el biberón.
  • A partir de los 6 meses hay que empezar a retirar el pecho porque la leche ya no le alimenta.

Y así, un sinfín más. Y esto sí me molesta y mucho.

Que una madre decida dar el biberón me parece genial, que una madre decida dar el pecho también, pero que una madre decida dar el pecho y por culpa de un mal asesoramiento profesional acabe abandonando la lactancia muchas veces con tristeza y frustración me enfada muchísimo. Creo que hay mucho camino por recorrer al respecto.

Siempre lo explico, pero yo pude dar el pecho a mis mellizos porque tuve la suerte de que la comadrona que me atendió en el parto luego tuvo la santa paciencia de estar conmigo más de una hora explicándome cosas sobre la lactancia y colocándome a los bebés al pecho. Tuve la suerte de que las enfermeras que nos atendieron después nos ayudaron mucho, que mi pediatra y enfermera son un amor que también supieron ayudarme cuando yo creía hacerlo mal, cuando creía que mis bebés pasaban hambre o que mi leche no les alimentaba y tuve la gran suerte de dar con un grupo de lactancia en el que me sentí acompañada, entendida y escuchada.

Pero mi gran suerte debería ser lo normal, debería ser lo que se encontrase cualquier madre que decida dar el pecho. Dar el pecho es complejo y las madres deberían encontrar ayuda en un momento tan delicado como es  el postparto, no trabas que las hagan sentir mal.

He dicho! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *